Blogia
Febrero Loco

Aires, aguas y lugares, un escrito de Hipócrates (460 - 377 a.C) .

Aires, aguas y lugares,  un escrito de Hipócrates (460 - 377 a.C) .

.

Quien desee estudiar correctamente la ciencia de la medicina deberá proceder de la siguiente manera:

.

I. Primero, deberá considerar qué efectos puede producir cada estación del año, puesto que no son todas iguales, sino que difieren ampliamente tanto en sí mismas como en sus cambios. El siguiente punto se refiere a los vientos cálidos y a los fríos, especialmente a los universales, pero también a aquellos que le son peculiares a cada región en particular. Deberá también considerar las propiedades de las aguas, pues tal como estas difieren en sabor y peso, también las propiedades de cada una difieren gradualmente de las de cualquier otra. Por lo tanto, al arribar a un pueblo que le es desconocido, el médico deberá examinar la posición del mismo con respecto a los vientos y a las salidas del sol, pues un aspecto norte, un aspecto sur, uno del oriente y uno de occidente tienen cada uno su propio carácter individual. Deberá considerar con el mayor cuidado todas estas cosas y también a donde tienen que ir los nativos para buscar agua, si usan aguas pantanosas, suaves, o si son duras y vienen de lugares altos y rocosos o son salobres y ásperas. También el suelo, si es llano y seco, o boscoso y de aguas abundantes. Asimismo, el modo de vida que les place a sus habitantes, si son grandes bebedores y comen en exceso y se mantienen inactivos, o si son atléticos, industriosos y se alimentan bien, bebiendo poco.

II. Usando esa información deberá examinar los diversos problemas que surjan. Pues si el médico considera estas cosas bien, y es preferible que las conozca todas o en, todo caso, la mayoría, no ignorará a la llegada a un pueblo desconocido, las enfermedades locales de la naturaleza de las que prevalece comúnmente; así, no se encontrará en desventaja al tratar las enfermedades, ni tendrá desaciertos, como es probable que sea el caso si no contara con estos conocimientos antes de considerar sus diversos problemas. A medida que pasa el tiempo y transcurre el año, estará en capacidad de decir que enfermedades epidémicas atacaran la ciudad, ya en verano, ya en invierno, así como cuáles le son peculiares al individuo y cuáles pueden ocurrir durante un cambio en el modo de vida. Pues al conocer los cambios de las estaciones, y las salidas y las puestas de los astros, con las circunstancias de cada uno de estos fenómenos, sabrá de antemano la naturaleza del daño que se aproxima. Mediante estas consideraciones y al conocer los tiempos con antelación, tendrá pleno conocimiento de cada caso particular, logrará el mayor éxito al asegurar la salud, y logrará los mayores triunfos en la práctica de su arte. Si se piensa que todo esto hace parte del campo de la meteorología, descubrirá, al razonar sobre ello, que la contribución de la astronomía en la medicina no es pequeña sino por el contrario, en verdad muy grande. Pues con las estaciones las enfermedades del hombre, al igual que los órganos digestivos, sufren cambios.

III. Ahora, expondré claramente como deben investigarse cada una de las materias mencionadas y las pruebas que deberán aplicarse. Una ciudad que se encuentra expuesta a los vientos calientes---- es decir, aquellos que soplan entre la salida y la puesta del sol en invierno---- cuando se haya expuesta a ellos y protegida de los vientos del norte, las piedras de los bosques son abundantes y salobres, y deben encontrarse cerca de la superficie, calientes en verano y frías en invierno. La cabeza de sus habitantes se mantiene húmeda y llena de flema, y estos sufren de trastornos en sus órganos digestivos por la flema ligera de la cabeza. La mayoría tiene un físico más bien enfermizo, y comen mal y beben mal. Pues los hombres de cabezas débiles beben poco, ya que los efectos posteriores son más perturbadores para ellos. El primer lugar, las mujeres son pocos saludables y expuestas a flujos excesivos. Luego, muchas son estériles, no por naturaleza sino por enfermedad, y los abortos son frecuentes. Los niños sufren de convulsiones y de asma, y de lo que consideran que causa la enfermedad en la niñez, la cual conciben como una enfermedad sagrada. Los hombres sufren de disentería, diarrea, fiebre palúdica, fiebres crónicas por el invierno, muchos ataques de eccema, y de hemorroides. Los casos de pleuresía, neumonía, fiebre ardiente, y de enfermedades consideradas agudas, ocurren pocas veces. Estas enfermedades no pueden prevalecer donde los intestinos tienden a ser flojos. Las inflamaciones de los ojos ocurren al correr, pero no son fuertes, y son de corta duración, a menos que se presente una epidemia general después de un cambio violento. Cuando viven más de 50 años, sufren de parálisis, por catarros provenientes del cerebro cuando les da el sol en la cabeza o sufren un enfriamiento. Estas son sus enfermedades endémicas, pues además se encuentran expuestos a cualquier enfermedad epidémica que prevalezca a través del cambio de estaciones.

IV. Pero la siguiente en la condición de las ciudades en situación opuesta, que enfrentan los vientos fríos que soplan desde la salida hasta la puesta del sol en verano, estando habitualmente expuestas a dichos vientos, pero protegidas de los vientos calientes y del sur. Primero, las aguas de la región son generalmente duras y frías. Los nativos serán fibrosos y frugales, y en la mayoría de los casos los órganos digestivos son estreñidos y duros en sus partes inferiores, pero más relajados en las superiores. Serán biliosos más que flemáticos. La cabeza saludable y fuerte, pero en la mayoría de los casos tienen una tendencia a las laceraciones internas. Sus enfermedades endémicas ocurren de la siguiente manera: las pleuresías son comunes, al igual que las enfermedades que se consideran agudas. Y debe ser así, puesto que sus órganos digestivos son duros, y la causa más pequeña inevitablemente produce abscesos en muchos pacientes, como resultado de un cuerpo duro y órganos digestivos duros. Y es que su sequedad, combinada con la frialdad del agua, los hace propensos a las enfermedades internas...

VII. Ahora quiero referirme a las aguas, aquellos que traen la enfermedad o salud muy buena, y a los males o los bienes que es posible que se originen en el agua. Las que son cienagosas, quietas y estancadas en el verano deben ser calientes, espesas y pestilentes, ya que no hay desagüe, y puesto que el agua de lluvia fresca siempre está fluyendo en ellas y el sol las calienta, debe ser de mal color, malsanas y biliosas. En el invierno deben ser escarchadas, frías y turbias a través de la nieve y las escarchas, de tal manera que son muy conducentes a la flema y los dolores de garganta. Quienes las beben tienen siempre el bazo grande y duro, y el estómago endurecido, estrecho y fogoso, mientras que los hombros, las clavículas y la cara se les ven enflaquecidos; el hecho es que la grasa de su cuerpo se disuelve para alimentar el bazo, de tal manera que son muy delgados.
Con una constitución semejante, comen y beben mucho. Los órganos digestivos, superiores e inferiores, son muy duros y fogosos, y es así que necesitan medicinas mas potentes. Esta dolencia es endémica tanto en verano como en invierno. Además, las hidropesías que ocurren son muy numerosas y mortales. Pues en el verano hay epidemias de disentería, diarrea y fiebre cuartana por mucho tiempo, enfermedades que cuando se prolongan causan constituciones tales como las que he descrito, que generalmente son hidropesías que llevan a la muerte. Estas son las dolencias del verano. En el invierno, lo es sufren es de neumonía y de enfermedades que van acompañadas de delirio; y los mayores, a razones de la dureza de sus órganos digestivos, padecen de fiebres ardientes.

Hipócrates de Cos, Ἱπποκράτης también llamado el Grande, nació en la isla de Cos, actual Grecia y es considerado el padre de la medicina moderna. Se dice que descendía de una estirpe de magos y que estaba emparentado directamente con Ασκληπιός , Asclepio o Asclepios, dios griego de la medicina, conocido como Esculapio por los romanos. (La vara de Asclepio, que representa a una serpiente enroscada a un palo, es un antiguo símbolo griego relacionado con la astrología y la curación de las enfermedades, la vara simboliza la rectitud y firmeza del médico y la serpiente, que muda de piel, el rejuvenecimiento). Hipócrates fue contemporáneo de Sócrates y Platón. Durante su juventud visitó Egipto, donde se familiarizó con los trabajos médicos de la tradición egipcia. Y, como vemos, practicaba una medicina holística.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres