Blogia
Febrero Loco

Juana Francisca Rubio García (1911- 2008)

Juana Francisca Rubio García (1911- 2008) La pintora y cartelista, Paquita Rubio, como se le conocía más popularmente, nació en Madrid en 1911 y nos ha dejado con 96 años. Desgraciadamente es difícil encontrar letras o imágenes de la herencia que nos dejó y algo menos difícil, pero difícil, también, es encontrar la obra de José Bardasano su marido, también pintor y cartelista. ¡Cosas que pasan!.

Juana Francisca Rubio, hizo una enorme labor como cartelista e ilustradora durante la Guerra Civil Española y es un referente dentro del mundo del grafismo.
Está considerada como una de las grandes ilustradoras españolas; esto, en parte, es lo que la llevó a un largo exilio, esa firma en los carteles, esa firma que ella apenas plasmó.

Ya de niña se sintió atraída por el cartelismo, admiraba los carteles de Federico Ribas, más tarde los carteles de la Guerra Mundial pero prefería carteles “más frívolos”, porque Paquita decía que “no pensaba en guerras, pensaba en cosas bonitas”.

Pero, durante la guerra, fue una de esas mujeres que se dejaron la piel ayudando en todo lo que podían sin descanso. Ella pasaba las horas diseñando y pintando carteles de propaganda en el taller madrileño de La Gallofa, junto a su marido José Bardasano, Paquita era la única mujer cartelista del taller. Ni ella ni su marido eran cartelistas “pero en aquel momento pusimos nuestro arte al servicio de una causa que nos parecía justa”.
Trabajó sin descanso, un cartel al día salía del taller, allí comían y, a veces, hasta dormían, bajo los bombardeos y las sirenas. Los carteles eran un arma y un medio de comunicación. Bardasano decía que eran como “un puñetazo en el ojo”.

“Yo odiaba esa guerra y sufría mucho”.

Juana Francisca, en sus carteles, aludía a la mujer y a su presencia activa en la guerra. “donde caían bombas y a los cinco minutos se pegaba un cartel que decía: por aquí pasó la barbarie”. Paquita Rubio, también, realizó ilustraciones para el álbum “Mi Patria sangra” y dibujos para el periódico “Frente Universitario”, también, para organizaciones de mujeres como “Muchachas de Madrid” o “Unión de Muchachas de Valencia” o publicaciones de guerra, como “Espartacus” o “Companya”, revista publicada en Barcelona en 1937-38.

Cuando los nacionales tomaron Madrid el gobierno se trasladó a Valencia y, también, La Gallofa. Así que, Paquita y José con su hija pequeña, Marujita, también se trasladaron a Valencia. Luego vino el inicio del exilio, cruzó andando los Pirineos, con su pequeña, hacia París. Paquita fue apresada y llevada al campo de concentración de Arràs; José tuvo peor suerte fue llevado al campo de concentración de Aregeles sur Mer. Al salir del campo de Arràs, Paquita no cesó hasta sacar a su marido. Ya juntos se exilian a Méjico, como tantos otros, … nada agradable. Paquita dijo: “Si me dicen ahora que tengo que sufrir otro traslado, digo que no, que prefiero morirme”. Veinte años estuvieron sin deshacer las maletas a la espera de poder volver.

En Méjico, José Bardasano siguió realizando carteles para el gobierno republicano español en el exilio. Juana Francisca Rubio se dedicó a la ilustración de libros infantiles, pero no dejó el cartelismo.

En 1961, por fin, pueden regresar a España. Colaboran en varias publicaciones entre ellas el diario “Ya” del que es director Antonio Orbegozo, amigo de José.

Juana Francisca Rubio es admirada por muchos y entre otros premios recibió la Cruz al Mérito de Sciences et Letres de Francia en 1964. Y, ahora, casi en el olvido, nos ha dejado.

Carteles de la época:

http://www.ugt.es/ugtpordentro/guerracivil/carteles.htm

 

http://www.elcantodelbuho.org/carteles/1L_propaganda.html

 

Sobre José Bardasano:

http://www.josedelamano.com/pages/josebardasano_b.html

http://www.univernet.net/bardasano/index.htm

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres