Blogia
Febrero Loco

Hua Tuo el Santo de la Medicina - 华陀 - shen yi, 神醫

Hua Tuo el Santo de la Medicina  -  华陀 - shen yi, 神醫

Hua Tuo, 华陀, 華佗, Huà Tuó, también llamado Yuan Hua, 元化, nació en el condado de Hao en la provincia de Anwei, aproximadamente por el año 141 d.C.. Fue el primer cirujano famoso en China, también, fue el primer cirujano de la historia que utilizó la anestesia, 1600 años después se empezaría a utilizar en Europa.

La anestesía de Hua Tuo 華佗 consistía en una preparación de hierbas que llamó ma fei san, 麻沸散, este descubrimiento provocó un gran desarrollo en el campo, tan limitado hasta entonces, de la anatomía. 麻沸散的组成是: 羊踯躅9克、荣莉花根3克、当归30克、菖蒲O9克,水煎服一碗。En su uso de la acupuntura y las hierbas, Hua Tuo, era partidario de usar pocos puntos y pocas plantas. Practicaba el Qi gong y creó y enseñó el Wu qin xi 五禽戲, Qi gong del juego de los cinco animales, que se desarrolla sobre los movimientos del tigre, el ciervo, el oso, el mono y la grulla. Todavía hoy en día se utilizan estos ejercicios como terapia curativa.

http://es.youtube.com/watch?v=lhXNoFZXkeI

Muchos médicos de la época ejercían por el poder que eso les reportaba, pero Hua Tuo 華佗, que había leído a los clásicos, que desde muy pequeño iba a las montañas a recoger plantas medicinales y clasificarlas y que, siempre, ofrecía remedios a sus vecinos, era un completo devoto del estudio de la medicina y, además, poseía un gran corazón.

Hua Tuo 華佗 perdió a su padre cuando tenía siete años y como su familia era muy pobre su madre decidió enviarlo a estudiar medicina con el Dr.Cai muy amigo de su padre. Hua Tuo 華佗 fue a la ciudad a pedirle a Dr. Cai que le enseñara medicina porque deseaba ser médico. El Dr.Cai pensó “El padre de Hua Tuo era mi amigo, si no lo tomo como mi discípulo la gente pensará que soy de esas personas que cuando un amigo muere corta la relación con su familia y trata a sus amigos sin lealtad. Lo mejor será que lo tome como discípulo, sin embargo, necesitó examinarlo para saber si vale para la medicina”. El Dr. Cai había observado que muchos de sus discípulos tenía dificultades para recoger las hojas de las ramas altas de los árboles cuando trepaban a ellos. Y decidió hacerle una prueba a Hua Tuo 華佗, le preguntó: “¿puedes pensar en una forma de recolectar las hojas de las ramas altas de los árboles?” Hua Tuo 華佗 dijo muy seguro de si mismo “eso está chupado”, pidió unos trapos y ató una pequeña piedra en uno de sus extremos. Lanzó los trapos sobre las ramas altas y con la fuerza que lo impulsaba la piedra arrancó las hojas de las ramas altas del árbol.

Después el Dr. Cai vio dos cabras peleando con los ojos ya rojos por la ira. Nadie podía separar a esas dos cabras, así que decidió hacerle otra prueba a Hua Tuo 華佗. Le dijo: “¿Hua Tuo eres tú capaz de separar a esas dos cabras?”. Hua Tuo 華佗 respondió “naturalmente”. Cogió dos puñados de hierba y los puso a ambos lados de las cabras. Las cabras hambrientas de la pelea, pararon y se pusieron a comer. Muy entusiasmado por la inteligencia de Hua Tuo 華佗 el Dr.Cai lo tomó como discípulo.

Hua Tuo 華佗 desde el principio estudió todo con gran profundidad y se esforzó mucho en sus prácticas clínicas llegando a convertirse en un doctor de gran reputación. No rechazaba ningún paciente y allá a donde iba ofrecía sus servicios, dedicó la nobleza de su espíritu durante toda su vida a curar enfermedades y salvar vidas. Desarrolló teorías muy innovadoras y técnicas excelentes en varios campos de la medicina, medicina externa e interna, ginecología, acupuntura, parasitología y terapias psicológicas.

Hua Tuo 華佗 podía determinar si el feto en una mujer embarazada estaba muerto a través de la observación del pulso y determinar su sexo según su posición. También, prescribió para la expulsión de parásitos una fórmula simple pero muy efectiva, ajo y vinagre.

Cáo Cāo, 曹操 , 曹操, también llamado Mèngdé, 孟德; Wu 武; Wudi, 武帝; Taizu, 太祖; A-Man, 阿瞞; Ji-Li, 吉利, era un alto mandatario de la dinastía Han del Este que oyó hablar de Hua tuo 華佗 y lo requirió a la Corte para que le atendiera, pues sufría de dolor crónico de la cabeza, según unas fuentes y de neuralgía del trigemino según otras. Hua Tuo 華佗 le trató con acupuntura y redujo su dolor. Más tarde, cuando Cao Cao llegó a primer ministro, su dolor se hizo más intenso y frecuente, se sospecha que se trataba de un tumor cerebral, Hua tuo 華佗 le dijo que ese dolor precisaba de un tratamiento prolongado y continuo, con lo que permaneció tratando exclusivamente a Cao Cao por mucho tiempo. Hua tuo 華佗 deseaba regresar a su casa pues llevaba mucho tiempo ausente y Cao Cao se lo prohibió, cuando consiguió salir prometiendo regresar alargó su retorno diciendo que su mujer estaba enferma. Cao Cao le escribía ordenándole volver pero, como Hua tuo 華佗 no volvía envió a por él para comprobar si realmente su esposa estaba tan enferma o solo era una excusa para no volver. Los hombres de Cao Cao cogieron a Hua tuo 華佗 y lo llevarón de regreso a la fuerza. Hua tuo 華佗 fue encarcelado, confeso su falta y fue condenado a muerte.

Xun Yu, 荀彧 , 荀彧, consejero de Cao Cao le pidió clemencia porque había salvado muchas vidas pero Cao Cao ordenó su ejecución. Antes de su ejecución Hua Tuo 華佗 entregó un pergamino a su carcelero, el Qing Nang Shu, 青囊書, Libro de la práctica médica, diciéndole “Este libro puede salvar vidas”. Pero el carcelero por miedo a ser castigado no quiso cogerlo, desafortunadamente la obra acabó en el fuego. Poco después el hijo favorito de Cao Cao cayó enfermo y murió. Cao Cao se lamentó de haber matado a Hua Tuo 華佗 y haber condenado así a su hijo a la muerte. Otra versión de los hechos es que al ver Hua Tuo 華佗 que se trataba de un tumor cerebral le dijo a Cao Cao que tenía que operar abriendo su cráneo y extirpando el tumor; Cao Cao pensó que era una treta para acabar con su vida y por ello le encarceló y ejecutó. Antes de morir Hua Tuo 華佗 le entregó al carcelero el Qing Nang ShuLibro de la práctica médica pero su mujer por temor a que su marido fuera aprehendido lo quemó. Otra versión dice que fue Cao Cao quien ordenó quemar todos sus escritos. De sus técnicas quirurgicas sólo se han conservado las de castración y, aún hoy en día se utilizan para castrar a los animales, desgraciadamente el resto de técnicas quirurgicas se ha perdido.

Actualmente aún se usan 34 puntos de acupuntura paravertebrales que son llamados Hua Tuo Jiaji, 華佗夹脊, en honor a Hua Tuo 華佗, considerado shen yi, 神醫, santo de la medicina, es venerado como Dios de la Medicina o Inmortal en los templos taoistas. Cuando un médico es especialmente hábil se dice de él que es la reencarnación de Hua Tuo: Hua Tuo zaishi 華佗再世, como muestra de gran respeto.

En el libro Romance de los Tres Reinos, sānguó yǎnyì, 三國演義, 三国演义, Hua Tuo 華佗 trata a Guan Yu, general del reino de Shu, cuando es herido por una flecha venenosa durante la Batalla de Fancheng 樊城之戰. Hua Tuo 華佗 le propone la anestesia a Guan Yu y este suelta una carcajada y le dice que no tiene miedo al dolor. Hua Tuo 華佗 con su cuchillo abrió la herida y rascó el veneno del hueso, el sonido ponía los pelos de punta a cualquiera que lo escuchara. Durante la operación Guan Yu jugaba impasible al Go con Ma Liang. 馬良, 马良, sin mostrar dolor alguno. Cuando después Ma Liang le preguntó cómo había podido soportar tanto dolor, Guan Yu le dijo que había mostrado tanta entereza para acrecentar la moral de sus soldados.

Tras la operación Guan Yu le ofreció a Hua Tuo 華佗 un magnífico banquete y cien onzas de oro, Hua Tuo 華佗 rehusó aceptarlas diciendo que el deber de un doctor es tratar a sus pacientes, no sacar provecho de ello. Como se calcula que Hua Tuo 華佗 murió sobre el 208, calculándolo sobre la fecha de la muerte del hijo de Cai Cai y la batalla de Fancheng fue en el 219 esta historia se considera una leyenda.

Otra historia sobre Hua Tuo 華佗 perteneciente al Romance de los Tres Reinos trata sobre un paciente que no podía tragar nada, parecía como si tuviera algo en su garganta. Hua Tuo 華佗 se le acercó le observó la cara y le dijo a un familiar del enfermo: “Compra un poco de ajo picado en el puesto que hay en la calle de al lado y mézclalo con medio tazón de vinagre. Que se lo tome y ya está”. Tras tomar la medicina el paciente vomito un largo gusano y se recuperó por completo.

Hua Tuo 華佗 también trataba con las emociones pues, en la medicina tradicional china, cada órgano está en relación directa con una emoción y unas emociones actúan sobre otras. Concretamente se recoge en documentos médicos el caso de un funcionario que llevaba mucho tiempo enfermo. Hua Tuo 華佗 le examinó y determinó que el hecho de provocarle la ira le curaría, así es que le cobró, pero no le dio ninguna receta sino una carta en la que se burlaba de él. El funcionario se enfado muchísimo y mando a alguien para que matara a Hua tuo 華佗, como no lo consiguió su enfado se acrecentó y, entonces, escupió unos coágulos de sangre muy oscura; tras expulsar los coágulos su salud mejoró.

Otro caso recogido es el de una ocasión en que Hua Tuo 華佗 corrió hacia un hombre que arrastraba un carro en la calle. La persona tenía una tez amarilla oscura, jadeaba y parecía muy enfermo. Hua Tuo 華佗 diagnostico un cólico estomacal, inmediatamente viendo que la situación era grave porque podía tratarse de una apendicitis y carbunco intestinal, le dio a beber Mai feng san 麻沸散 y, una vez anestesiado, cortó su abdomen removió los intestinos infectados, limpiándolos, luego cosió la herida y le aplicó una cataplasma para reducir la inflamación y favorecer la recuperación del tejido dañado. El paciente se recuperó en unos pocos días y su herida cicatrizó rápidamente.

También se recoge un caso de obstetricia de gran dificultad en El libro del último periodo Han. El General Li le pidió que tratara a su mujer. Después de examinar su pulso Hua Tuo 華佗 dictaminó que ella había sufrido un traumatismo durante el embarazo y eso había hecho que muriera el feto. El General Li le dijo que ciertamente había estado embarazada pero ya había parido. Hua tuo 華佗 dijo: “el pulso no corresponde a lo que usted dice, todavía hay un feto dentro”. El General Li no creyó en el diagnostico de Hua Tuo 華佗, cien días después su mujer estaba muchísimo peor y volvió a requerir de los servicios de Hua Tuo, este dijo “su pulso es el mismo que el de la anterior visita. Eso es justamente lo que pensé que ocurriría. Ella llevaba gemelos. El primero nació y causó un exceso de sangrado a su madre, entonces el segundo no pudo llegar a nacer y murió dentro. Esta pudriéndose y comienza a afectar a la médula”. Para extraerlo Hua tuo 華佗 trato de inducir el parto con acupuntura y hierbas medicinales. Poco después la esposa de Li comenzó a expulsarlo, pero con dificultad, Hua Tuo 華佗 explicó que era difícil expulsar el feto como si se tratara de un parto natural, que había que extraerlo con las manos. Según unos Hua Tuo 華佗 dio instrucciones a una de las mujeres de la casa para que extrajera el feto y, así, consiguió salvarle la vida; según otros fue el mismo Hua Tuo 華佗 quien operó a la mujer del General Li sacando el feto muerto, éste estaba formado pero sin vida.

Uno de los casos que muestra la efectividad de los Hua Tuo Jia ji, puntos acupunturales localizados junto a la columna vertebral, es el de un hombre que tenía problemas con sus pies y no podía andar. Tras palpar su pulso, Hua Tuo 華佗 punturó varios puntos en su espalda y le aplicó moxa siete veces en cada punto. El paciente comenzó a andar inmediatamente después del tratamiento.

Otro caso recogido muestra la absoluta sabiduría de Hua Tuo 華佗, dos pacientes con dolor de cabeza y fiebre, Hua Tuo 華佗 le recetó a uno un laxante y al otro un diaforético, para provocar el sudor. Sus asistentes se quedaron perplejos y le preguntaron el porqué. Hua tuo 華佗 les explicó que aunque sus síntomas eran los mismos sus enfermedades no, pues en uno se trataba de una indigestión y en el otro de un resfriado. Al día siguiente ambos estaban curados.

Yan Xin de Yan du junto con un grupo de personas estaban esperando a Hua Tuo 華佗. Cuando este llegó le preguntó a Yan Xin “¿Cómo esta de salud caballero?” A lo cual Yan Xin respondió “mi salud es normal”. Hua Tuo 華佗 le dijo: “Señor, tiene una grave enfermedad la estoy viendo ahora mismo en su cara. Mejor no beba tanto vino nunca más”. Se sentaron un rato y, después, cada uno volvió a su casa. Una millas después Yan Xin sintió su cabeza pesada y mareo, entonces cayó del carro. Alguien le ayudó a subir al carro y le llevó a su casa y allí murió.

La obra de Hua tuo 華佗, desgraciadamente, se perdió pero se hallan recogidos multitud de casos que trató o diagnosticó, y eso enseña la necesidad de saber observar detenidamente y sin quedarse con lo predecible, sino observar con gran sabiduría y humildad. Hua Tuo 華佗 fue un gran médico, un maestro del diagnóstico, un revolucionario en la aplicación del tratamiento, un cirujano excelente, y tantas otras cosas dentro del campo de la medicina; pero sobre todo fue un hombre íntegro y lleno de bondad.

Y, para cerrar está pequeña mirada a la sabiduría de Hua Tuo 華佗, una pequeña anécdota. Hua tuo 華佗 plantaba en su casa diferentes clases de plantas y gustaba de probarlas para conocer sus propiedades, costumbre que había adquirido pues nunca daba una medicina sin antes haber probado sus efectos.

Un día, le regalaron una planta de peonía, la plantó, probó sus hojas, sus flores y su tallo y decidió que no tenía ninguna propiedad curativa. Pero una noche que estaba leyendo, de pronto escuchó a una mujer llorando, levantó la vista y vio a una mujer muy hermosa en el patio llorando, sorprendido salió al patio, pero no había nadie, la mujer había aparecido justo donde estaba la peonía. Por un momento pensó que la mujer era la peonía pero se deshizo de la idea. “tú no tienes nada especial de la cabeza a los pies ¿cómo te puedo utilizar de medicina?”. Entró y prosiguió la lectura, pero, de nuevo escuchó a la mujer llorando, salió y no había nadie y, así, ocurrió varias veces. Desconcertado despertó a su mujer para contarle lo sucedido, ella miro las flores y plantas del jardín y dijo: “Cada una de las hierbas y árboles en este jardín ha sido beneficiosa como medicina y ha salvado muchas vidas, salvo esta peonía. Creo que la peonía llora porque la has declarado inútil para su uso médico antes de descubrir sus propiedades”. Hua Tuo 華佗 se rió y dijo: “He probado todas las hierbas y aprendí a fondo sus naturalezas medicinales. Siempre saqué lo mejor de cada hierba y nunca dejé sin utilizar una hierba que pudiera ser beneficiosa como medicina. En cuanto a esta peonía, he probado su hoja, tallo y flor muchas veces antes de, finalmente, decidir que no tiene beneficios como medicina. ¿Cómo puedes decir que lo he hecho mal?” Su esposa dijo: "Has probado las partes sobre la tierra, pero ¿has probado su raíz?”. Hua Tuo 華佗 se cansó del tema y se fue a dormir.

Su esposa, varios días después, comenzó su período menstrual. La sangre manaba a raudales continuamente, como un manantial; además, tuvo graves y persistentes calambres en la parte inferior del abdomen. Sin el consentimiento de su marido, excavó la raíz de la planta de peonía, la hirvió y se bebió la sopa. A la mitad del día, el dolor disminuyó poco a poco y el flujo de sangre se volvió regular. Cuando ella le contó esto a su marido, Hua Tuo, se dio cuenta de que, en efecto, había juzgado mal a la planta de peonía y dio las gracias a su esposa por haberle enseñado a través de su propia experiencia que la peonía tiene beneficios como medicina, ya que detiene el dolor y el sangrado.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres