Blogia
Febrero Loco

Galeno y sus espíritus

Galeno y sus espíritus

El alma o espíritu, el pneuma, el hálito o soplo son una forma sutil de materia. Los médicos chinos de la antigüedad distinguían hasta siete almas o espíritus, bien detallados. Galeno Γαληνός  de Pérgamo, que nació en Pérgamo (Grecia) en el año 130 y murió en Roma en el 200, a los 70 años de edad, dedicó un gran interés por la disección, por el estudio de los músculos y del sistema nervioso. Pues, como médico encontró en sus pacientes, los malheridos gladiadores, un gran estímulo para investigar en este campo y le dio muchas vueltas al cerebro y  a su función.

Galeno distinguía en rasgos generales tres espíritus o pneumas:

El espíritu natural o vegetativo, que reside en el hígado y se expande por todo el cuerpo por las venas, él se encarga de las funciones de los órganos alojados en el abdomen y su virtud es hacer funcionar estos órganos, principalmente es la nutrición y el crecimiento. También, nombra virtudes psíquicas en esta zona corporal: amor-odio, deseo-rechazo, tristeza-alegría.

El espíritu vital, que reside en la zona torácica y su órgano principal es el corazón pero, también, incluye los pulmones. Este espíritu mantiene la vida, la respiración y el latido del corazón. La muerte es la desaparición del espíritu vital. Este espíritu se mueve por las arterias con su pulso, estas virtudes serían las principales y las del abdomen las secundarias. Psíquicamente, localizaba en esta zona la ira-la esperanza, el valor-el miedo.

El espíritu animal se aloja en el cerebro, sus virtudes son más complejas y se desplaza por los nervios. Sería como el alma racional y se divide en varios tipos: sensitiva, motora y otras intermedias, situadas en el sistema nervioso central que tienen la función de ordenar, a través de la imaginación, la memoria y la razón.

Luego hay otro factor importante para la vida y es el calor innato, este se mantiene con el alimento, se aloja en el corazón y se distribuye a todo el cuerpo a través del pulso arterial y la respiración funcionaria evitando el exceso de calor, equilibrando la temperatura corporal.

Es curioso que en sus inicios la medicina tenía en cuenta una relación emoción-cuerpo físico tanto en Oriente como en Occidente, indicando incluso que los estados de ánimo están en relación a un órgano, por ejemplo en la Medicina Tradicional China, que todavía se práctica, se relacionan directamente las patologías con una emoción como las del hígado con la ira, las del bazo con el exceso de preocupación, las del corazón con la excesiva alegría, las del riñón con el miedo y la de los pulmones con la tristeza y, además, su relación es estrecha y bidireccional, pues si el órgano esta afectado se manifiesta la emoción y si la emoción prevalece afecta al órgano. Pero hoy en día se ignora por completo este factor, cuerpo y mente se tratan como entes aislados.

Lo científico y lo espiritual; las religiones y los psicólogos o los gurús; los cirujanos y ¿los médicos? ¿los que medican? y los que se quieren apropiar de tus emociones. Lo esquizoide… Y, ahora, también podríamos entrar en lo ecológico, la influencia ambiental o lo sociológico, la influencia social. En fin, ¿lo holístico?.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres