Blogia
Febrero Loco

RAMÓN XIRAU (1924-2017) un poeta en el exilio

RAMÓN XIRAU (1924-2017) un poeta en el exilio

El poeta y filósofo Ramón Xirau i Subias nos dejó el pasado 26 de julio en México, a los 93 años. Ramón Xirau nació en Barcelona en 1924 y con 15 años se vio condenado al exilio, tras la Guerra Civil. Tras pasar una breve estancia en Londres se trasladó a México donde se doctoró en Filosofía y vivió desde 1939 hasta su muerte, dedicado, principalmente, a la escritura, la traducción y la docencia.


Xirau escribía sus ensayos filosóficos y textos en prosa en castellano pero la poesía siempre en catalán, su lengua materna. Publicó, entre otros, los siguientes libros de poesía: Deu poemes (1951), Sentido de la presencia (1953), L’espill soterrat (1955), Les platges (1974), Graons (1979), Poemes (1990) y Natures vives (1991).


Ramón Xirau dijo: "Ignoro cuando empecé a escribir poesía. Quizás cuando tenía diez u once años. No tiene demasiada importancia. Lo significativo es que intenté escribir en francés y en castellano, pero me "salía" en catalán, la lengua de las sonoridades maternas y también de la escuela, donde el catalán era, en aquellos años, obligatorio. Mi esperanza es que hoy el catalán no se me haya enmohecido demasiado. Poesía, en efecto. Por otro lado, Filosofía. Sobre filosofía oí hablar constantemente en mi casa; a mi padre y a sus discípulos, especialmente a Pep Calsamiglia, Jordi Maragall, Udina, que fue mi maestro y murió y, naturalmente, a Eduard Nicol.
En algunos de mis escritos y en mis seminarios, además de análisis sobre Agustín de Hipona, Descartes, Kant, Bergson o Heidegger, he tratado de mostrar que existen relaciones muy reales entre poesía y filosofía y, en última instancia, entre una y otra y la religión. Resumiendo, filosofía –más exactamente metafísica– y poesía nos atan y, en mí, lejos de cualquier prueba discursiva, constituyen dos instintos o, quizás, dos manías: las que me conducen a hacer filosofía y a escribir poemas o comentar poemas de otros poetas."

 

En Graons (Escalones), su poema más extenso, publicado en 1979, Ramón Xirau apunta al principio en una Nota mínima: “Todo poema es visible, no explicable.”

 

Graons

a Anna Maria

I

Les estrelles ens miren lentament
s´acluquen les radies. L´arc de llum
rodeja els caps en el camí del foc,
focs i banderes en les barques, fosc
el foc esbalaït de les taronges,
en l´aguanova els tarongers. Les brides
dels cavalls pensats, pesants, imaginats
lleugerament com els estels ens guien,
poruga nit no ens venç la teva fosca
de marivents i rels en la falesa.
Ah tot canta, tot canta, toto canta
en les crüilles del deser: arc breu del mar.

Calamar, astre-neu, sí a poc a poc
m´enlluermen (el sol les escumes
fa castells breus de marineu i Blas).
Els pagesos es mouen —moure´s lleu—
com a casa de Brueghel, com els rius
que es mouen; no, que es nuen
en les pintures altes dels balcons oberts
en les petjades d´un somni que reflexen
les puríssimes
aigües dún ull que no veig ni puc veure
amb ulls carnals, oh déus del mar
oh déus excesos de la mar.

(Group exacte, intacte de flors grogues
en els camins del bosc, en les dreceres
de la mirada em cerquen, beuen, canten,
no, no em muren, Ah barques. Poc
a poc a poc els àngels de ponent i vent
riuen, les flors de cada ximbla
m´esperen no sé on o o bé sé poc
més enllà de les fonts, ah, barques.
Tot és un exercici de bellesa
en les ones blavenques).

Les ximbles, les mirades del cap
—mar endins— creixen, flors d´escuma.
Migdia. Tot és silenci i en la roca
creix l´esguard Teu jamai visible
i semprement, eternament visible
com les onces visibles totes sorra
com la soca i la fusta totes lleus
com la senzilla llum memoriosa
Ment.

(Xisclen gavines-naus or lleu i Déu
pensar del pensament esgarrifat el bec
restauradorament-illenc i creu i crec
mimosallumdesficideshonestohfleuve
d´un esguar irritat, malivol, maridol
oh barques, barque, baques,
oh les barques.)

Una fulla navega en haches riu
i és verda i pura mar de llum i mar.

...

XI

Barques de la mar blava,
les oliveres rams i el rem de tot ocell
parlen el cant, Gregori, d´una llum
que no permet tenebres. S´obren els llibres,
s´obren tots el signes —barques, barques—
les estrelles ens miren lentament,
s´acluquen les radies. L´arc de llum
malgrat Dolor, canta, tot canta,
quan les taronges, madures, en el camp
verd cauen i són llum,
ah, mar, de barques, barques, barques,
en la badia oberta, en el cristall
de la badia de les barques, barques,
quan les taronges s´obren en el cel.

 

Octavio Paz escribía en el prólogo de Graons (Edicions 62, 1979): 

"Lector de Ramón Xirau desde hace muchos años, siempre me había sorprendido tanto por su prosa concisa y rápida –vistas vertiginosas de paisajes intelectuales – como por sus breves poemas, exclamaciones, estallidos, puñados de sílabas luminosas. Pero el pensamiento y el canto, aunque en continua comunicación, vivían en mundos separados. En Graons, la comunicación se convierte en unión: las ideas son formas que podemos ver, tocar, sentir; las imágenes, a su vez, poseen una vibración que no es física sino espiritual. Volvemos a pensar con los ojos, con el cuerpo. Graons es un gran poema hecho de claridades entretejidas donde el dentro y el fuera se interpenetran hasta hacerse una sustancia diáfana, que nos lo deja ver todo de sí misma. Todo es visible, menos la presencia, oculta en su propia transparencia."

 

RAMÓN XIRAU, pese al exilio, formó parte de la generación de poetas catalanes como: Jordi Sarsanedas, Josep Palau y Joan Perucho, considerados como poetas de un siglo de oro de poesía catalana.

 

En 1984 recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Autónoma de Barcelona y leyó un discurso titulado "De Filosofia i Poesia".

 

http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/estudio01/sec_33.html

https://www.youtube.com/watch?v=VtXSNL-DG3A

 

***

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres